lunes, 25 de enero de 2021

Reprendre el contacte/ Retomar el contacto

 

Vaig a la furgoneta, una vella Renault Exprés Forest de seixanta-cinc cavalls i vint-i-quatre anys de treball a l'esquena, disculpeu, vull dir sobre les rodes. Últimament s'escalfa una mica, però em porta amunt i avall sense cap inconvenient, és clar, tampoc l'obligo massa. Em refereixo al fet que no la comprometo, sé el que pot donar de si, encara que de vegades li demano un petit esforç, sobretot quan hem de superar una pujada forta per aquests camins de terra. Camins que porten cap a paisatges bells, amagats i solitaris.

Voy en la furgoneta, una vieja Renault Express Forest de sesenta y cinco caballos y veinticuatro años de trabajo a sus espaldas, disculpad, quise decir sobre sus ruedas. Últimamente se calienta un poco, pero me trae y me lleva sin ningún reparo, claro, tampoco la obligo, me refiero a que no la aprieto, aunque a veces le pido un pequeño sobre esfuerzo, sobre todo cuando hemos de superar una cuesta por caminos de tierra. Caminos que llevan hacia paisajes hermosos, escondidos y solitarios.

 

Quan surto a la muntanya, a respirar, miro al voltant i ecolto el cant dels ocells, el fet de fregar-se les fulles dels arbres quan les pentina el vent, aleshores reprenc el contacte amb la quietud, el silenci que no es troba en una ciutat plena de sorolls. 

M'aturo en un paratge solitari, allunyada es veu  una casa abandonada, gairebé en ruïnes i l'empremta del pas de la humanitat. Un tancat, un galliner que encara conserva en peu el filat de ferro.

Darrere de la casa se sent el riu, fa tot just un any estava sec, només un llit de pedres era el testimoni fidel de la seva llera, abans brau i orgullós. El soroll imposa i la força de l'aigua fa respecte.

La humitat que puja, des de la cascada que hi ha darrere de la casa, omple el voltant de minúscules gotes que semblen rosada.

Aquí em quedo una estona, aquí em perdo, respiro i em mantinc atent als sons de la natura, no se sent una ànima, ni un cotxe, tan sols aigua, ocells i vent.

Cuando salgo al campo, a respirar, miro alrededor y me detengo a escuchar el canto de los pájaros, el frotar de las hojas de los árboles cuando las peina el viento y retomo el contacto con la quietud, el silencio que no se halla en una ciudad llena de ruidos.Me detengo en un paraje solitario, a lo lejos una casa abandonada, casi en ruinas y la huella del paso de la humanidad. Un cercado, un gallinero que aún conserva en pie la alambrada de hierro.

Detrás de la casa se oye el río, hace apenas un año estaba seco, sólo un lecho de piedras era el testigo fiel de su cauce, antaño bravo y orgulloso. El ruido impone y la fuerza del agua da respeto.

La humedad que asciende, desde la cascada que hay detrás de la casa, llena todo su alrededor de minúsculas gotas que parecen rocío.

Ahí me quedo un rato, ahí me pierdo, respiro y permanezco atento a los sonidos más inusuales, no se oye un alma, ni un coche, tan solo agua, pájaros y viento.













No hay comentarios:

Publicar un comentario